Jessica Martínez Rosado de 22 años y estudiante de Relaciones Públicas y Periodismo, es una joven destacada de nuestra institución, la cual siempre lucha por tener un balance en todos los aspectos de su vida como líder estudiantil y representante de la rama femenina.

18198626_10209434315797936_6099445930907908452_n
Jessica fue la presidenta de la Asociación del Año 2017 de la Universidad del Sagrado Corazón (USC). Foto suministrada.

Por Shalyssa Coss Ortiz
Estudiante de Teatro y Educación

Esta joven se describe como una mujer discreta, enfocada, sincera, responsable y que prefiere la humildad por encima de todo. Por tal razón, se ha desenvuelto en un sinnúmero de asociaciones estudiantiles como por ejemplo, la Asociación Comunicación Élite, la cual fue nombrada Asociación del Año en el 2017 en los Premios Socorro Juliá de Sagrado.

También, perteneció a la Asociación de Relaciones Públicas, al Consejo de Estudiantes y estuvo realizando colectas de alimentos para el proyecto del Centro Pastoral Universitaria CoMESA. Asimismo, desarrolló una serie de investigaciones basadas en las irregularidades del sistema correccional de Puerto Rico e impulsó un conversatorio del impacto de la Reforma Laboral en la educación que se celebró en la Universidad.

La estudiante fue la única en recibir la Medalla Pórtico 2017 de la USC por aprovechamiento académico en Relaciones Públicas. De igual forma, le otorgaron otra por su liderazgo. Cabe señalar que su familia es parte esencial de su crecimiento como profesional y persona.

“La memoria de mi hermano y las luchas de mi familia me han ayudado a estar donde estoy. Eso me inspira”, explicó la joven.

14717305_10207869034986894_8473655052716215854_n
Se ha desenvuelto en proyectos de impacto a la Isla. Foto suministrada.

Martínez Rosado comentó que la muerte de su hermano en el 2010 trajo los cambios más significativos y dolorosos que ha experimentado. Describió esa etapa como una muy complicada, en donde desarrolló sentimientos más fuertes que la ayudaron a ser la mujer de hoy día.

“Es necesario mirar a los lados, sentir y preocuparse por lo que pasa alrededor y sobretodo, por los demás”, expresó.

La Delfina está próxima a graduarse en junio 2018 y su meta es continuar estudios graduados en Mercadeo Internacional en el exterior. En definitiva, ha sido una persona resiliente que nos ha enseñado que la vida es un lugar para sembrar y cosechar, y que es posible cuidar las semillas que sembramos a pesar de las circunstancias que estemos viviendo.