Un grupo selecto de 14 estudiantes de la Universidad del Sagrado Corazón (USC) regaló esperanza al país de Ecuador a través de acciones de impacto social. La misión fue planificada por la asociación estudiantil Rotaract Club Sagrado, la cual es presidida por la estudiante de periodismo, Crisleyra Acevedo.

caac4359-8cc5-4a25-bbcc-f6f1a68d4289
Foto suministrada.

“Esta travesía se realizó con el fin de llevar amor a quiénes lo necesitan. Unimos voluntades con más de diez clubes de Rotaract. Juntos cumplimos con el propósito”, indicó la presidenta del club.

 Los miembros de Rotaract unieron esfuerzos para llevar alegría a través de gestos de solidaridad a la Escuela de Educación Básica 15 de noviembre, la cual está ubicada en la comunidad La Aurora en la ciudad de Guayaquil.

Allí lograron suplir de artículos escolares a 45 niños. Además, crearon un espacio de entretenimiento realizando juegos y dinámicas y llevándoles al personaje “Francocho”, el cual es personificado por el estudiante de Publicidad y Vicepresidente del Consejo de Estudiantes (CdE) de la USC, Francisco Ortiz.

IMG_9574
Foto suministrada.

“Tener la oportunidad de servir y llevar alegría a estos niños es de gran satisfacción para todos nosotros, ya que sabemos que ese tiempo de risa y diversión es una experiencia hermosa y única para ellos”, comentó Ortiz.

 Por otro lado, acompañados de clubes ecuatorianos, visitaron la Fundación para la Tercera Edad de Manta (FUNTEMAN), en donde bailaron y cantaron junto a los residentes del hogar de envejecientes.

 Los líderes del club sagradeño tuvieron la oportunidad de transcurrir vivencias que les sirvieron para enriquecerse con la cultura de ocho ciudades del país ecuatoriano.